×
×

Nunca Perseguí La Gloria

Nunca Perseguí La Gloria

Escritor: 
Editorial: 
Colección: 
De Raíz
Año publicación: 
Tipo publicación: 
Relacionado con: 

En esta obra, escrita por el periodista y músico Rafael Alba, y con prólogo de Fernando Neira, aparece reflejada con detalle a biografía de Eliseo Parra, el músico de Sardón de Duero (Valladolid) que pasó por casi todos los estilos musicales y que vivió en varias ciudades como Barcelona, Bilbao, Valencia, Madrid, Ibiza... o Candeleda (Ávila), donde reside actualmente.

El libro lleva un CD de regalo que contiene una selección de 16 temas representativos de su evolución musical.

«No lo duden. Si Eliseo Parra hubiera nacido en Alabama, cualquier aficionado español a la música conocería su biografía, su vida profesional y sus canciones. Pero Eliseo es natural de Sardón de Duero, un pueblo de Valladolid.

Se convirtió en músico profesional en Barcelona y grabó su Tribus hispanas (el disco fundamental del folk español en los últimos años del milenio) en Madrid. Tal vez por eso, la figura de Eliseo Parra no ha alcanzado la relevancia que merece. Sin embargo, el tiempo colocará a este excepcional artista en el lugar que le corresponde.

Eliseo ha investigado la música tradicional ibérica, ha rescatado ritmos e instrumentos y ha revitalizado el legado popular para asegurar su viabilidad futura. Un trabajo cuidadoso y enérgico, tan relevante como el que hicieron en otras latitudes bandas veneradas como Led Zeppelin, que inyectó electricidad a los viejos blues. Además, Eliseo fue testigo privilegiado, y protagonista, de los principales movimientos artísticos engendrados en las últimas cinco décadas.

Desde los primeros conjuntos surgidos tras el contagio del fenómeno beatle a la explosión del rock layetano, pasando por la eclosión de los cantautores, el reinado de la salsa, la modernidad impostada de la década de los ochenta y la explosión de las músicas del mundo.

Una historia de honestidad, pasión musical y acontecimientos compartidos que tenía que ser contada.» (Texto que aparece en la contracubierta del libro.)

¡Cantad alto! Oiréis que oyen otros oídos. ¡Mirad alto! Veréis que miran otros ojos. ¡Latid alto! Sabréis que palpita otra sangre. No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo encerrado. Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.» (Rafael Alberti)