×
×

Manuel Gerena: La Voz Prohibida

Manuel Gerena: La Voz Prohibida

Editorial: 
Año publicación: 
Relacionado con: 

"Manuel Gerena: La voz prohibida" es la crónica documentada de la vida y obra del cantautor flamenco a través de la prensa del franquismo, la transición y la democracia.

"Manuel Gerena: La voz prohibida" narra la agitada vida artística del cantautor flamenco sevillano que a finales de los 60 comenzó a cantar letras contestatarias en contra del régimen franquista. Es un ensayo acerca de cómo lo siguió la prensa del franquismo y de la transición, con un laborioso rastreo de los periódicos de la época, desde 1968 hasta finales de los años 80. Artículos firmados por periodistas y escritores del prestigio de Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Burgos, José Manuel Caballero Bonald, Manuel Barrios, Luis Dávila, José Monleón, Paco Candel y Víctor Márquez Reviriego, entre otros muchos, reproducidos en esta obra, son hoy inapreciables testimonios literarios que tenían como único protagonista a Manuel Gerena. El autor narra en esta obra, con un estilo directo, sin recovecos y gran valentía, aquellos años en los que el Cantaor de la Libertad revolucionó el cante andaluz con sus propias letras, que lo llevaron a pisar muchas comisarías de la España represiva de Franco. Era la voz prohibida del canto andaluz.

Indice: 

• Dedicatoria.
• Requiebro de Blas de Otero.
• Poema de Rafael Alberti.
• Prólogo.
• A palo seco.
1. El vientre del que se nace.
2. Infancia de un rebelde.
3. La voz prohibida.
4. ¡Quillo, se ha muerto "el pájaro"!
5. ¿Terminaron las prohibiciones?
6. Se acabaron los recintos pequeños para el morisco.
7. Testimonios.
8. Repertorio emblemático.
9. Gerena hoy.
• Discografía básica.
• Libros.
• Cronología gereniana.
• Hemeroteca.
• Bibliografía flamenca.

¡Cantad alto! Oiréis que oyen otros oídos. ¡Mirad alto! Veréis que miran otros ojos. ¡Latid alto! Sabréis que palpita otra sangre. No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo encerrado. Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.» (Rafael Alberti)