×
×

Joaquín Sabina. Concierto Privado.

Joaquín Sabina. Concierto Privado.

Editorial: 
Año publicación: 
Relacionado con: 

"«¡Qué interesante es lo que ha escrito el cabrón ese de Salamanca!» dice en una entrevista Emilio de Miguel que dijo Joaquín Sabina de su texto cuando el jienense lo leyó en menos de 24 horas, estando de acuerdo al 99,5% con lo escrito por este Catedrático de Literatura de la Universidad de Salamanca.

En esta mi primera reseña literaria que no aborda una novela os vais a poder encontrar un análisis de la obra musical de Sabina a partir de sus letras, letras que como todo el mundo que ha escuchado y disfruta del cantante de Úbeda, suelen ser descritas, entre otros muchos adjetivos, como sorprendentes, inteligentes y, a veces, complicadas. El libro, escrito como dice el autor a modo de concierto, está basado principalmente en el disco "19 días y 500 noches", del que considera es el más maduro, completo y comprometido (lo cual no pongo en duda, aunque siempre me quedaré con Física o Química, como mi disco favorito), si bien en uno u otro momento se nombran más de 150 canciones, dejándonos para los bises temas como "Ruido", "Más de cien mentiras" e "Y nos dieron las diez..."

De Miguel realiza el análisis organizando las canciones por temas, reagrupándolos en las principales tendencias de Sabina, así nos encontramos con capítulos titulados como "Caídos, marginados y otros próximos" siendo la canción referente "Barbi Superstar"; "Suspiros de España" con "De purísima y oro"; "El oficio de cantor" con "Cerrado por derribo" o aspectos biográficos del autor a partir de "Ahora que" y "A mis cuarenta y diez". A partir de cada canción, De Miguel encuentra una excusa para hablar de como Sabina trata ese tema en otras de sus composiciones. [...]» (Texto tomado del blog "El último habitante de Tokländ. 26 de junio de 2013).

¡Cantad alto! Oiréis que oyen otros oídos. ¡Mirad alto! Veréis que miran otros ojos. ¡Latid alto! Sabréis que palpita otra sangre. No es más hondo el poeta en su oscuro subsuelo encerrado. Su canto asciende a más profundo cuando, abierto en el aire, ya es de todos los hombres.» (Rafael Alberti)