×
×

Labordeta En Directo

Labordeta En Directo

Año de publicación: 
Discográfica: 

• Disco grabado en los recitales programados dento del homenaje a Miguel Labordeta –hermano de José Antonio– en el mes de marzo de 1977 (Teatro Argensola de Zaragoza.

• Comentario al recital del 29 de marzo de 1977 escrito por Agustín Sánchez Vida y publicado en la carpeta del disco:

«Durante el mes de marzo de este segundo año triunfal de 1977, todas las gentes preocupadas por el progreso de una cultura aragonesa no meramente decorativa unían sus iniciativas para homenajear al más incómodo testigo de la Zaragoza de la post-guerra, el trenzador de soliloquios Miguel Labordeta(1921-1969).

Todos los existentes de tercera que, como él, jamás supieron saludar seriamente a las mortecinas fuerzas vivas y urbanas de la zaragozana gusanera hacían inventario de pertrechos, armas y bagajes: atrás quedaba el tiempo de espera y el colorín colorado de la siniestra fábula de Alí Babá y los Cuarenta Años de Paz.

En una de sus vertientes, este recital es un documento de ese homenaje, y quienes se apiñaban en el teatro Argensola de Zaragoza (un día antes se había llenado el Olimpia de Huesca) estaban protagonizando un acto de desagravio: en aquel mismo escenario se había estrenado en 1955 la obra dramática de Miguel; Oficina de Horizonte, rodeada de la más espesa conspiración de silencio. Pero ahora, el teatro dedicado de Argensola (ellos sí, como muchos y bien muertos, convidados de piedra perpetuos de la cultura oficial) albergaba el recital de los Labordeta. El poema de Miguel “Retrospectivo existente” y la canción "El poeta", a él dirigida, son dos de sus jalones, recordatorio de que la labor de José Antonio viene siendo un homenaje a su hermano y una prolongación de su eco. Ejemplo claro del acechante poder de la poesía, bomba retardada e imposible de desarticular, por su virulento efecto de contagio. Poco podía sospechar Miguel Labordeta que los entrañados estertores forjados en la soledad de su despacho llegarían a estar dotados de voz tan esparcida.

Pero el milagro se había producido. Unido a otros esfuerzos, el peregrinaje de José Antonio Labordeta con la voz a cuestas había ido amasando, día a día, entre él y el público, algo que urgía recoger en disco, aunque sólo fuera por pura justicia ecológica: un contubernio cuyo nombre puede oírse en las "Coplas de Santa Orosia", aflorando incontenible y a golpes de palmadas entre los resquicios de las estrofas: Aragón.

Ha contado, en este caso, con la colaboración de dos formidables músicos: Alberto Gambino y Luis Fatás. Alberto Gambino, a pesar de traer con él toda la riqueza del folklore latinoamericano, es ya como de casa, y ciertos aspectos de la canción popular en Aragón serían inexplicables sin los injertos hechos en sus arreglos. Su trabajo con la guitarra está lleno de finura, desde el seco gotear de los arpegios de "Aragón" hasta la ternura de "La vieja" o el dramático redoble de conciencia que perfora –en un ronco dúo con el pandero- "Todos repiten lo mismo".

Luis Fatás viene del jazz, como puede deducirse oyendo, por ejemplo, "Regresaré a la casa" y es por sí solo una pequeña orquesta de excepcional sensibilidad. Escúchenle a la dulzaina en los temas populares de las "Coplas de Huesca" o el "Chinchecle" y observarán cómo ha logrado hacer aún más terruñeras y arraigadas algunas canciones cuyos arreglos ya dábamos por definitivos. El subrayado de matices que consiguen ambos instrumentistas en canciones como "La vieja", "Canción de amor" o "Ya ves" es, sencillamente, magistral y sitúan ya este álbum, por su grado de autoexigencia, fuera del recital-mitin, proyectándolo hacia el tan necesario reencuentro con la música. Un acierto pleno son esas voces de “country a la aragonesa” (¡toma ya, base americana!) en las "Coplas de Santa Orosia" . Van aquí algunas canciones nuevas. Por ejemplo, "El Tión". Se la he oído presentar tantas veces a Labordeta, que me van a permitir que lo haga por él. El tión es la versión rural y aragonesa de la tieta: el primogénito que hereda la tierra y, con ella, la soledad de los pueblos que se van desangrando por la emigración. Es ese solterón que encuentra que la cadiera es más torva y más dura cuando a uno le espera una cama solitaria. Escuela y despensa, decía Costa: repoblación vaginal, añade Mario Gaviria: o, lo que es lo mismo, revolución desde abajo. Denuncia de soledades es "El Tión": de las de una tierra entera.

"El canto a la libertad" ha solido cerrar los recitales de José Antonio, con la potencia de su convocatoria y su poderosa osamenta de himno cívico y de a pie, nada trompetero, sin pringue de fanfarrias, sino, más bien, con un cierto olor a clavel. Pero ahora se ha concretado más. Las “Coplas de la plusvalía” (el otro nombre con que se conocen las "Coplas de Huesa") y "Planta un árbol" nos indican una toma de partido ya menos abstracta. Permítanme, por fin, que les presente a Plácido Serrano de Aragón, azote de micrófonos y relojes, martillo de horteras y oportunistas y terror de los voltios. Un día bajó del Maestrazgo a Zaragoza, pero se trajo las montañas puestas para echarse al monte en plan de guerrillero de la radio. Su labor en pro de la música popular –y no sólo de Aragón- ha sido decisiva.

Y creo que ya está toda la orquesta. Afinada para entonar el canto a la libertad solidariamente –las manos juntas y altas- y dispuesta a que esta vez vaya de veras. Sin fábulas.

Canciones disco: 

1. Retrospectivo existente (Miguel Labordeta - José Antonio Labordeta).
2. Aragón (José Antonio Labordeta).
3. La vieja (José Antonio Labordeta).
4. Coplas del tión (José Antonio Labordeta).
5. Chinchecle (Tema popular de Bielsa. Huesca).
6. Canta compañero, canta (José Antonio Labordeta).
7. El poeta (José Antonio Labordeta).
8. Todos repiten lo mismo (José Antonio Labordeta).
9. Regresaré a la casa (José Antonio Labordeta).
10. Canto a la libertad (José Antonio Labordeta).
11. Planta un árbol (José Antonio Labordeta).

Músicos, equipo técnico y colaboraciones: 

• Arreglos e instrumentación: Alberto Gambino y Luis Fatas.
• Sonido: Juan Vinader.
• Dirección de grabación: Gustavo Ramudo.
• Mezclas; Estudios Sonolan.
• Fotografía: Avellaned, Baselga y Tempo.
• Diseño: J. L. Lasala y Florencio Vásquez.
• Producción Plácido Serrano