×
×

Cantes Del Pueblo Para El Pueblo

Cantes Del Pueblo Para El Pueblo

Año de publicación: 

• La cubierta de este disco fue ilustrada por José Ortega,

• En el interior de la carpeta de este doble LP, "Francisco Candel" escribe el siguiente texto titulado: "MANUEL GERENA: CANTE DEL PUEBLO PARA EL PUEBLO":

«Yo quiero hablar de Manuel Gerena con sencillez. Mi sabiduría y erudicción en el tema del cante flamenco son tan nulas y escasas que no me queda más remedio que hacerlo así. Quiero hablar también con sinceridad y autenticidad, tal como él canta, y no dándole vueltas al asunto de una simple presentación a base de colar en ella conceptos abstrusos, que es lo que generalmente se hace cuando se habla de arte, manejando esas palabrejas a las que el vulgo llama "técnicas" –palabras técnicas– porque no pesca su significado, no entendiendo nadie lo que allí se dice, ni el mismo presentador incluso –mucho menos el presentador–, pero quedándose todos tan panchos porque se vertieron elogios que parecen sentencias profundas cuando en realidad eran vanalidades disfrazadas, puro esnobismo. Yo no voy a meterme en belenes de flamencología ni en concepto medidos y meticulosos de la interpretación del cante. Yo voy a intentar soltar cuatro verdades sobre Manuel Gerena porque no puedo soltar cinco. Yo voy a decir de él cosas que ya he dicho en otros sitios, pero que me parecen justas y bien dichas, mucho más justas que bien dichas. Y también voy a decir alguna cosa nueva que no he dicho en ninguna parte.

Yo creo que el título que hemos colocado al lado del nombre de Manuel Gerena –"cante del pueblo para el pueblo"– es un título muy grande además de muy bonito. Ese título no se lo he dado yo –que más hubiera querido yo que tener esa inventiva y ese talento–, ni tampoco se lo ha dado él, Manuel Gerena, puesto que Manuel Gerena es un hombre humilde sin pizca de pretensiones. Ese hermoso título se lo ha otorgado la gente que le oye cantar. Yo lo he visto en los pósters que anuncian sus recitales, pero no en letra impresa, sino escrito a mano por los chicos organizadores del acto. Y como esta definición corresponde a una aguda verdad, con el título se va quedando. La línea comprometida y reivindicativa que este hombre lleva consigo, acompañándole como una aureola, hacen de Manuel Gerena una excepción muy sui géneris en el cante jondo. El flamenco con toda su magnífica e impresionante grandeza, es un canto doliente y resignado. La tradición y la herencia han domado su quizá antañona rebeldía. El flamenco queda muy lejos de la protesta; es fatalidad, y basta. Me estoy refiriendo a sus letras, claro. Estas letras, prácticamente, son anónimas y se transmiten de generación en generación, con la tergiversación o añadido que cada intérprete le hace.

Las letras que Manuel Gerena canta son de él, salidas de su cacumen, a tono con las circunstancias actuales, sometidas a la prueba del fuego de nuestra problemática, con las metáforas tipo fabulillas que él sabe inventarse para decir lo que no se puede decir y que ni aún así le dejan a veces decir. Gerena, que sólo tiene estudios primarios, redacta estas letras con sus faltitas de ortografia, de gramática, o lo que sea. Pero eso no tiene importancia. Los cantaores son grandes por lo que dicen y no por lo que redactan, o por el modo que lo redactan, que lo cantado es una cosa y lo escrito otra. La voz hace la puntuación, donde le conviene y busca su ritmo y su sintaxis. A lo escrito en el papel, cualquier amanuense le pone solfa, esto es: orden y concierto. La esencia ya está vertida, y sólo resta repulir el tarro. Manuel Gerena es un pequeño y rústico tarro repleto de esencias populares gritadas a su aire y su manera, un gran aire y una gran manera, una manera tan sencilla y espontánea que, nuestro irrecuperable poeta Rafael Alberti, no ha podido menos que decir de él: "Las coplas que a ti te salen, / te salgan como te salgan, / valen." Rublicamos el aserto.

No sé, pero parece como que el flamenco no fue en sus inicios lo que ahora es: solaz de señoritos metidos en juerga, sino gritos insobornables de los pisoteados. Hoy algunos cantaores, creo que pocos, vuelven por estos fueros. Gerena es uno de ellos. Gerena no canta metido en el vino de la estética exquisitez: Gerena canta metido hasta la garganta –esa garganta que se le enronquece conforme va bombardeándonos con sus decires– en el vino de la verdad, y de la verdad de ahora, no de la verdad de antes. La verdad es ahora, nada más; la que a él le interesa y la que nos interesa a todos.

A Manuel Gerena, y por su instintiva fidelidad a esa máxima de "pueblo para el pueblo", no te lo ves alquilado en el "colmao", dando cuerda y murga, jipío tras jipío, zolazando a flamencólogos entendidos, a señoras empingorotadas, a burgueses de puro y tumbanga, a ... Esta fauna, se moría ante su cante. Manuel Gerena canta en barrios suburbiales, en aulas universitarias, para el obrero y para el estudiante, para todo aquel que tiene ansias sinceras de respirar sin tapujos, [...]»

Canciones disco: 

DISCO 1:
1. Lo que vale mi sudor (Lucena y zángano) (Manuel Gerena).
2, Vives del engaño (Tientos) (Manuel Gerena).
3. Que soy voz de pregonero (Granaínas) (Manuel Gerena).
4. Se vuelve el hombre cobarde (Toná) (Manuel Gerena).
5. No te enseñaron de niño (Bulerías por soleá) (Manuel Gerena).
6. Fuerte están mis esperanzas (Peteneras) (Manuel Gerena).
7. Soy cantor que no me callo (Cartageneras) (Manuel Gerena).
8. Grito con la misma fuerza (Malageñas) (Manuel Gerena).

DISCO 2:
1. Tu padre ya está doblao (De la trilla al hombre) (Manuel Gerena).
2. De mi carne flaca (Seguiriyas) (Manuel Gerena).
3. Porque la sangre es la sangre (Tarantos) (Manuel Gerena).
4. Al peacito de pan (Mineras) (Manuel Gerena).
5. La tierra se puso manza (Caña) (Manuel Gerena).
6. El ladrón de esta cuadrilla (Soleá) (Manuel Gerena).

Músicos, equipo técnico y colaboraciones: 

• Juan Carmona "Habichuela": Guitarra.
• Diseño: Toni Miserachs.
• Ilustración de cubierta: José Ortega-