×
×

YO POETA DECLARO: JAVI KIEF

                                                

Javi Kief: Vendedor de drogas legales y poeta, 1981. Villanueva de Alcardete (TOLEDO): Pequeño Gran pueblo del terruño manchego, del que una tarde me fui con una maleta cargada de recuerdos e ilusiones futuras que siempre quedan por cumplir.

Soñador insomne, aprendiz de inventor de momentos, melancólico, apasionado de la lluvia, explorador de la vida, a la que trato de componer su banda sonora.

Empecé a escribir por algún motivo, en mi caso como el de tantos, para tratar de conquistar a una chica en una emergente adolescencia. Lo que empezó siendo un juego, una estrategia, un extra que me diera opciones, que llegara con cautela donde el cara a cara no lograba llegar, se convirtió en un gesto particular. Por entonces, empezaba a enamorarme también de los textos de Lorca, Neruda, Machado, Miguel Hernández, etc, y leí ávidamente “Los paraísos artificiales” de Baudelaire, de donde elegí el seudónimo "Kief", un estado que lo definió como la paz, la libertad y la felicidad más absolutas, un momento a priori inalcanzable que era, sería, es y será mi sueño y mi prioridad en la vida. Escribir también me proporciona ese efecto terapéutico aunque a veces sea muy doloroso, soy consciente de que al menos para mí, las palabras son inocentes de no trascender más allá de ellas mismas. Las guerras son hechos, aparte de intereses como casi todos sabemos, sin embargo, un mundo más “feliz” sin llegar a lo de Huxley, sería si fuera más comunicativo, si las palabras fueran las protagonistas y no las armas. Ahí también reside la labor del poeta, la denuncia de lo que está pasando y pasará. Y en esa trinchera, lucharemos con verbos, sinónimos, adjetivos, artículos, sonetos, etc, y en definitiva versos que nos hagan regresar siempre al lugar de donde nunca nos fuimos, volar hacia el país de Nunca Jamás y ser lo que quieras ser como punto y final.

En 2007, publico mi primer poemario, “Acabado” , Editorial Visión Libros. Se trata de una selección de primeros poemas de acné juvenil y otros más madurados de mis primeros años en Madrid. Es un libro de leer la letra pequeña, un abrigo que no te quita del todo el frío, es un abrazo que tanta falta te hacía, es un pensamiento ilegal de una tarde de domingo, y también los besos sobrantes tan tiesos como la cal, los eternos perdedores que le pusieron más ganas, y una denuncia al tiempo que nos lleva saber manejar los tempos de este ratito.

En 2015 publica “El Atajo de los Tardones”, Editorial Círculo Rojo. Un libro homenaje al blog homónimo que desde el 2006 he mantenido en las redes de Internet, donde también hemos sido capturados. A medio camino entre la melancolía y el tiempo que nos queda este libro es una ventana que se abre para demostrarnos que todo amor es posible cuando tenemos a mano todas las armas de seducción masiva. El desamor se mezcla con las tardes de lluvia y el aroma de una mujer al salir de la ducha. Es primavera y al mismo tiempo es un deseo que llegue Septiembre. Porque con retraso llego a tiempo, seguiré recto por el atajo de los tardones. (Este es mi blog "El Atajo de los Tardones").

                                                                                   

                                                     

Doa hermosos poemas de JAVI KIEF:

                                                     

                                                      

«Y ocurrió que quienes tenían voz para expresar la esperanza de los adormecidos rebuscaron entre las piedras para encontrar de nuevo el vocablo preciso, la frase acertada, el redoble de conciencia... Nuevos bardos recordaron que su oficio consistía en importunar con la solicitud de quien no se resigna a ser mendigo, en el tono bronco de quien sabe exigir lo que le corresponde» (Carlos Álvarez)