×
×

José González Y "El Lugar Donde Desperté Para Seguir Viviendo".

Nací en Valladolid, y aunque vivo en Salamanca desde pequeño y es donde tengo mi hogar, mi atalaya y mi refugio siempre estuvieron junto a mi abuela, a la que tanto echo de menos... Mis pies han visitado muchos lugares que fueron mi hogar por mucho o poco tiempo: Argentina, Brasil, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua o Suchitoto en El Salvador, que siempre están en mi corazón; pero fue en Irlanda donde, paseando por el Camino de los Gigantes, me convertí en Cormorán; un viejo alado planeando sobre los acantilados, recorriendo historias de sal y piedra. La vida me hizo naufragar varias veces en el Estigia, pero sobreviví y ahora soy feliz. Por eso escribo cicatrices y trazo recuerdos pendientes como un homenaje a las cosas tristes que no pudieron conmigo y me hicieron más fuerte.

                                                                   

Mi historia es un camino de encontronazos y sorpresas, si bien yo escribía desde hace años, esos textos no pasaban más allá del fondo de los cajones hasta que después de cierto viaje a Latinoamérica decidí iniciar el blog que tantas alegrías me ha dado, fue la primera plataforma donde me di a conocer: http://elviejocormoran.blogspot.com.es/

Más adelante, en 2013, encontré la voz de la maravillosa cantautora Eva Cámara (La Ternura) y después de una serie casualidades y dentro de un proceso creativo surgió el primer álbum musicalizando mis poemas y que denominamos “LA TERNURA DEL VIEJO CORMORÁN”

                                                   

Lo denominamos álbum porque es más que un disco, ya que contiene un libreto ilustrado a todo color de 28 páginas del gran artista Juan DiPane. Claro que todo esto era inviable sin la técnica, el conocimiento musical y el saber hacer de Santi Rodríguez que nos facilitó los medios para sacar adelante las canciones en los estudios Lights&audio. Con estos 4 pilares, el resto fue más fácil, músicos y cantautores admirados se unieron al proyecto y en los 15 temas del disco encontramos a gente como Manuel Cuesta, Javier Bergia, Antonio de Pinto o Pablo Guerrero y músicos como Mónica Tranque, Santi Rodríguez, Mario Rodríguez o Pancho Álvarez (violines de la BSO de "Mar Adentro" de "Alejandro Amenábar").

En diciembre de 2013 después de muchas conversaciones transoceánicas, el cantautor argentino, Emiliano del Río y yo nos encontramos en una luna salmantina que acabó siendo la luna más bonita de Buenos Aires.

Esa noche fue el origen del segundo álbum que estamos grabando actualmente; pero antes, en verano del 2014, saldría a la venta mi primer libro de poesía "EL LUGAR DONDE DESPERTÉ PARA SEGUIR VIVIENDO”. Un libro autoeditado que costó casi un año de trabajo y en el que al igual que en el disco me intenté rodear de amigos, poetas, cantautores, artistas varios, en definitiva mis referencias para que comentasen cada uno de los textos y poemas del libro. De esta manera comienza con un prólogo doble de Rodolfo Serrano y Marwan y se cierra con un epilogo del poeta Blas Martínez. Entre los comentarios hay gente como Fernando Valverde, Víctor Alfaro , Elvira Sastre, Carlos Chaouen, Vicky Gastelo, Lucas Pez Mago, Mónica Gae, Escandar Algeet , Marcus Versus, Mario Cuenca Sandoval, Manuel Gutiérrez Aragón, Carlos Salem o Pedro Andreu entre otros.

                                                                       

Y bueno, en 2014 fue terminado entre presentaciones, recitales y otros eventos de música y poesía y nos plantamos en el 2015 y de nuevo “LA TERNURA DEL VIEJO CORMORÁN” se vuelve a juntar para grabar. Seguimos los que estábamos, Eva Cámara, Juan DiPane, Santi Rodríguez, un servidor y muchas sorpresas, con grandes músicos y cantautores, pero esto ya lo contamos otro día.

                                                                

Este nuevo proyecto poético musical no será lo último que surja en 2015, ya que en otoño la Editorial Lapsus Calami relanzara mi primer libro “El lugar donde desperté para seguir viviendo” mientras sigo trabajando en el segundo poemario que se titulará “Reflejo Animal”.                                                         

«Y ocurrió que quienes tenían voz para expresar la esperanza de los adormecidos rebuscaron entre las piedras para encontrar de nuevo el vocablo preciso, la frase acertada, el redoble de conciencia... Nuevos bardos recordaron que su oficio consistía en importunar con la solicitud de quien no se resigna a ser mendigo, en el tono bronco de quien sabe exigir lo que le corresponde» (Carlos Álvarez)