×
×

Taller Canario

Taller Canario

Tipo: 
Autor / Intérprete
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 

Detalle autor

Biografía

El grupo TALLER CANARIO DE CANCIÓN estuvo integrado por Pedro Guerra, Andrés Molina y Rogelio Botanz, tres jóvenes cantautores que, a partir del Encuentro de Nueva Canción celebrado en la Universidad de La Laguna, en 1984, decidieron unirse –inicialmente junto a Marisa Delgado– para compartir sus creaciones.

Su primera grabación discográfica podemos encontrarla en el doble LP colectivo titulado «Nueva Canción Canaria» editado en 1985 por el Parlamento de Canarias y el Centro de la Cultura Popular Canaria; obra en la que participaron de forma individual y en la que también aparecen como colectivo interpretando la canción "Endecha" –adaptación musical de una de las endechas en lengua guanche recogidas por Leonardo Torriani en el siglo XVI–.

Tras la grabación de aquel disco, Andrés, Pedro y Rogelio dedicaron un año de trabajo a madurar y a configurar su identidad y su propuesta musical como grupo; proceso del que surgió su primer LP como Taller Canario, álbum al que titularon "Trapera" (1986) y que fue presentado en el teatro Leal de La Laguna.

En "Trapera", además de las canciones compuestas por Pedro y Andrés, Taller incorporó también las "Seguidillas carceleras de Evita Sastre" –primera canción que se compuso en nuestro país sobre un texto de Alfonso Sastre– y "Oda al aire" -de Pablo Neruda–, ambas musicalizadas por Rogelio.

Dos años más tarde apareció el segundo disco de Taller con el título de "Identidad" (1988) álbum en el que el grupo buceó en profundidad en la identidad del pueblo canario, para lo que centraron su trabajo creador, sobre todo, en la investigación sobre sus ritmos, sus melodías y sus instrumentos mas propios u originales.

Tras la grabación de aquel disco, el grupo Taller emprendió una gira, primero por España, e inmediatamente por Latinoamérica, en concreto por Venezuela, NIcaragua y Cuba.

Finalizada la gira latinoamericana y de regreso a Tenerife, grabaron su tercer L.P titulaso "A por todas" (1989): en el que contaron con la colaboración de Silvio Rodríguez que acompañó con su voz a Pedro Guerra en la interpretación de su canción "Encubrimiento de América".

A partir de de ahí, el grupo Taller experimentó una sensible evolución como consecuencia de las muchas vivencias que habían compartido, tanto desde el punto de vista personal como desde el profesional, y de la serena reflexión que realizaron sobre el éxito y la proyección que empezaban a tener sus canciones.

Esta evolución afecto, por una parte, a sus composiciones poéticas y musicales que, sin perder sus raíces y su identidad canarias, empezaron a universalizarse, es decir, a salir del marco perceptivo, sensorial y emocional isleño, para conectar con realidades y situaciones más amplias y globales.

El resultado de aquella evolución se tradujo en la salida al mercado de uno de sus discos más personales –publicado por "Manzana"–; disco que podríamos calificar como el de la madurez del grupo. Me refiero a «Rap a duras penas» (1991); en que les acompañaron, entre otros, Joaquín Sabiina, Luis Eduardo Aute, Luis Morera, Natxo de Felipe o Celia Todd.

Dos años más tarde, en 1993, Pedro Guerra tomó la decisión de dejar el grupo para trasladarse a Madrid e iniciar su carrera en solitario. Por su parte Rogelio y Andrés siguieron con el proyecto de Taller Canario –ahora como dúo–. Nueva etapa en la que grabaron dos discos: El primero titulado "Y ahora... ¿qué?" (1994), en el que colaboraron Ana Belén y Víctor Manuel, Ruper Ordorika, Carlos Varela e Ismaila Sane, músico senegalés; y, en 1999, el que se convertiría en su último disco: "Castillos de Arena", obra en la que contaron nuevamente con la colaboración de compañeros y amigos como Eva de Goñi –que ya había empezado a cantar con Andrés–, Kiko Tovar, Mikel Urdangarín o Pedro Guerra, cantando con Rogelio el tema "Señora de feroz".

Tras la definitiva disolución de Taller Canario, reaparecieron ocasionalmente en el año 2004 con un espectáculo llamado "Conocidos Íntimos" en el que participaron Rogelio Botanz, Andrés Molina, Eva de Goñi, Luisa Machado y Alberto Méndez.

Pedro GuerraAndrés y Rogelio Botan, tras la experiencia de Taller Canario, han realizado un trabajo individual de creación que concretamos –y puede consultarse– en esta misma Web en sus entradas correspondientes.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)