×
×

Rogelio Botanz

Rogelio Botanz

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

ROGELIO BOTANZ , nació en Legazpi (Gipuzkoa) el 22 de diciembre de 1966. En la década de lo ochenta se trasladó a Tenerife (Canarias) y fue uno de los creadores y de los componentes del grupo Taller Canario, junto con Andrés Molina y Pedro Guerra.

(Ver en esta misma Web: http://www.cancioncontodos.com/autor/taller-canario).

Rogelio lleva en las entrañas la belleza de los paisajes de su tierra natal; la nobleza del alma vasca y la fuerza humana y trabajadora de Euskadi. (Con frecuencia en sus recitales, nos habla de su familia y se le percibe sinceramente enternecido cuando evoca a su madre o aquel padre, "pulidor de guadañas", que supieron transmitirle tanta pasión por la vida).

A los veintiún años se trasladó a Tenerife, para hacer la "mili" y, enamorado de aquella isla y de sus gentes, decidió quedarse a vivir allí; una opción asumida con todo lo que implica, desde su sensibilidad y desde su responsabilidad, dedicarse plenamente al conocimiento y a la investigación de la cultura canaria y particularmente de la música isleña; y de la que surge la creación con Pedro y con Andrés del grupo musical Taller Canario.

Durante los dos últimos años de la existencia de Taller, Rogelio que compaginaba –y lo sige haciendo– su actividad artística con sus tareas educativas como maestro– empezó a viajar con frecuencia a la península, y, en particular, a Madrid para ofrecer sus canciones en solitario en diversas salas, como Libertad 8, La Taberna Encantada o La Cuarta Pared.

Disuelto el colectivo Taller Canario, Rogelio, sin duda movido por su pasión hacia la interculturalidad que anida en su identidad, y, por supuesto, asumiendo el mestizaje vasco/canario que le habita, estableció una conexión más cercana con Euskadi, sin abandonar por ello las islas, donde reside y comparte la vida con su compañera y sus hijos; conexión que se tradujo, por ejemplo, en la introducción en su repertorio de temas cantados en euskera, como "Bihotzean da indarra" o "Nire poesía" –compuesta sobre un poema de Gabriel Aresti–; en solicitar y contar con la colaboración del grupo Hiru Truko –compuesto por Joseba Tapia, Ruper Ordorika y Bixente Martínez–, o en empezar a grabar su nuevos trabajos con la discográfica Gaztelupeko Hotsak.

La primera de aquellas grabaciones fue un CD con cinco canciones que tituló "Tic, trac" (1998), disco en le que se presentó como "Rogelio Botanz + ... (Puntos Suspensivos)", es decir, Rogelio más una nueva banda integrada, entre otros músicos por Julio Tejera, Alfredo Llanos Penedo, Larry Jean Louis o José Carlos Machado.

A aquel CD le siguió, en 2001, el titulado "Tiempo" , una auténtica joya diseñada con hermosísimas canciones y con un elenco muy variado de extraordinarios colaboradores.

El propio Rogelio, al hablar de "Tiempo" escribe, en la carpeta del disco, lo siguiente: «Si me metí en esta aventura es porque tengo una enorme fe en mis canciones desnudas, pero desde los tiempos de Taller supe del placer de convertir cada disco en un espacio para el encuentro... Ahora, sólo yo sé hasta qué punto fue creciendo cada una de estas canciones gracias a la complicidad y entrega apasionada de cada una y de cada uno de quienes colaboraron. Me siento orgulloso de haber podido compartir mi trabajo con Abraham Kodjo, Alejandro Filio, Arkaitz Miner, Diego Massimini, Domingo Rodríguez, "El Colorao", Esther Ovejero, Gerardo Alfonso; Joseba Tapia, Luisa Machado, Olga Ramos, Sirinoque de Las Tricias, Tinguaro, Troveros de Asieta, Xabier Berasaluze y Rogelio Botanz padre

Tres años más tarde, Rogelio publicó un nuevo álbum titulado "Rogelio Botanz canta a Alfonso Sastre" (2004). Disco muy esperado dada la admiración que Rogelio sentía por la obra y la personalidad de Alfonso. Él mismo nos relata la historia de esa admiración:

«A finales de los setenta yo acababa de llegar a las Islas Canarias desde Euskal Herria. Llevaba ya unos años en un proceso de "aterrizaje" Y "trasplante" que por entonces casi no dejaba espacio para mi guitarra... Seguía escribiendo algunas canciones, pero no sabía cuándo o dónde volvería a cantar en publico.

Cayó entonces en mis manos el libro de poemas "TBO", de Alfonso Sastre... Años atrás había participado en el intento de puesta en escena de aquel "Guillermo Tell tiene los ojos tristes" –obra de Alfonso–. Sentí curiosidad y luego, frente a sus versos, fueron surgiendo de forma muy natural una, dos, tres canciones...

Un día se lo conté a un amigo vasco y me comentó la coincidencia de que Alfonso y Eva Forest se habían trasladado recientemente a Hondarribia y que vivían justo al lado de su casa... Así es que, al verano siguiente, una tarde, nos acercamos con la guitarra, las canciones y una mezcla de atrevimiento, vergüenza y respeto... Al otro lado de la puerta, un perro enorme fue el primero en mostrar su sorpresa; detrás, la curiosidad de Eva, y luego, una sonrisa. Tras el pasillo creo recordar a Alfonso en un sofá. Los cortados... la charla y... al final las canciones ¡claro!

Aquel sería el primero de una serie, casi ritual, de encuentros personales a lo largo de más de veinte años, aprovechando mis visitas periódicas a la casa de mis padres en Legazpia. [...]»

Y pasaron los años y fue madurando la amistad y la pasión de Rogelio por Alfonso y la admiración de Alfonso hacia Rogelio, y nació el hermoso disco del que venimos hablando en el que las canciones de Rogelio se funden con la testimonial voz del poeta, que además creó las ilustraciones de la carpeta y de la separata del CD.

En 2007 Rogelio grabó y publicó su cuarto disco en solitario titulado "Vuelos", álbum en el que contó con colaboraciones como las de Jesús Garriga, Fabiola Socas, Marisa, Kepa Junquera, Arkaitz Miner, José Antonio Ramos, Koldo Lizarralde o su hermano Javi Botanz.

Posteriormente el cantautor vasco-canario ha seguido y sigue compaginando sus creaciones musicales y sus conciertos –como el que llamó "Secretos a voces" celebrado en el Teatro Leal de La Laguna el 20 de diciembre de 2014–,  con su actividad como maestro de educación primaria, y con la difusión y las clases de "silbo gomero" –en que es un gran investigador y especialista–. Actividades por las que ha recibido varios premios y reconocimientos:

En 2014, Rogelio recibió la distinción como "Maestro Pasión" –maestro apasionado– reconocida por la Universidad de la Laguna en los siguientes términos: “Es un maestro que motiva desde lo real, desde lo vivencial y tangible. Maestro que disfruta enseñando y compartiendo su saber en todos los aspectos. Es un importante transmisor de grandes legados relacionados con nuestras tradiciones y costumbres”.

Recientemente Rogelio ha recibido el Premio a la Multiculturalidad del XXI Festival Mumes 2015 por su vinculación con las Islas Canarias y su labor en favor de la multiculturalidad.

(Fotografías de Fran Alfonso y Adolfo García Darriba)

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)