×
×

Michel Labeguerie

Michel Labeguerie

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Fecha de fallecimiento: 
Año de fallecimiento: 

Detalle autor

Biografía

MICHEL LABEGUERIE –reconocido como "padre de la canción vasca"– nació en Uztaritze (Lapurdi) –ciudad de la provincia vasco francesa de Lapurdi– el 4 de marzo de 1921, y murió en Toulouse el 24 de julio de 1980. Estudió Medicina en Burdeos, especializándose en neumofisiología y, en 1947, finalizada su carrera, se trasladó a vivir a Cambo (Kambo), donde trabajó como médico generalista e incluso llegó a ser alcalde durante los quince últimos años de su vida.

Ya en Cambo, desarrollo una intensa actividad política, siempre comprometido con los derechos humanos y con la defensa y la reivindicación de la identidad del pueblo vasco –y, en particular con la defensa del euskera–; actividad que supo compaginar por su pasión por la música heredada de su madre, que fue profesora de piano, y reforzada por las clase de txistu que recibió durante su infancia del padre capuchino Hilario Olazarán.

En su época de estudiante en Burdeos creó el grupo de canto y de danza llamado "Irrintzi" –que posteriormente daría lugar a la asociación "Eskualdunen Biltzarra", asociación nacida con el objetivo de favorecer el espíritu de solidaridad entre los vascos residentes en Burdeos y su región, así como difundir mediante la educación los valores culturales y tradicionales–.

Por aquellos mismos años, estudiando medicina, Michel empezó a componer sus primeras canciones en euskera; canciones que logró grabar en dos históricos singles ilustrados por Montes Iribarrén, editados en Bayona (Francia), y que –pese a ser vendidos y difundidos en la clandestinidad– rápidamente se extendieron a ambos lados del Bidasoa, despertando un gran interés entre la juventud vasca del norte y del sur, y sus canciones se convirtieran en auténticas "canciones de resistencia".

Un tercer disco con canciones de Michel fue otro single titulado genéricamente "Nafarra" que fue editado en 1972; disco en el que Michel contó con la colaboración de su hijo Eneko.

Amparo Gastón –compañera de Gabriel Celaya– el día que me regaló esos dos singles me dijo: «Nos los mandó Michel personalmente y fueron muy importantes para nosotros. Recuerdo como cantábamos aquellas canciones, algunas nos las sabíamos de memoria».

Experiencia que viene a corroborar lo que comentaba Natxo de Felipe –fundador del grupo Oskorri– en una entrevista; «El euskera como vehículo de expresión de modos de cultura no había tenido una actualización mínima hasta que empiezan los años sesenta y setenta nuevas experiencias en estos terrenos. Primero hubo un francotirador, un vascofrancés que tuvo relativamente poca repercusión popular, sólo sacó dos discos de esos pequeños de cuatro canciones; Michel Labeguerie, que tuvo una incidencia importante en futuros cantantes porque demostró que la canción moderna, expresando sentimientos actuales y propios de la colectividad, tenía salida. Este hombre no se dedicó mucho a la canción, pero sus discos supusieron un despertar importante para otra gente que vinimos después».

En ocrubre de 2000, con motivo del vigésimo aniversario de la muerte de Michel, sus amigos, reunidos en la asociación "Michel Labeguerie-ren lagunak", cuyo objetivo es perpetuar su memoria, le rindieron un homenaje en Ustaritz –su ciudad natal– y en Cambo –ciudad en la que ejerció la medicina y de la que fue alcalde–. Las conferencias pronunciadas con ese motivo fueron transcritas y publicadas en el libro "Michel Labeguerie. Omenaldia-Hommage".

              

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)