×
×

Maria Del Mar Bonet

Maria Del Mar Bonet

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

MARIA DEL MAR BONET nació el 27 de abril de 1947, en Palma de Mallorca, donde transcurrió su infancia.

Desde muy pequeña Maria del Mar se manifestó como una mujer de gran sensibilidad artística; pronto empezó a estudiar solfeo y guitarra, y a los once años entró a formar parte de la coral Stella Maris, en el que tuvo la oportunidad de conocer e interesarse por el cancionero popular de las Islas Baleares.

Pocos años después, en 1964, empezó a cantar en publico, acompañada de su guitarra, con un repertorio en el que integraba solamente temas del folclore isleño. Una de sus primeras actuaciones fue su participación en el Primer Festival de la Cançó Catalana, celebrado en Palma, al que también acudieron Raimon, Nuria Feliu y Joan Ramón Bonet –su hermano–, que vivía en Barcelona y que ya se había integrado en el grupo "Els Setze Jutges".

En 1966, Maria del Mar, una vez finalizados sus estudios de Bellas Artes, decidió trasladarse a Barcelona para especializarse en cerámica

A su llegada a Barcelona, vivió durante una temporada en la casa de Lluís Serraima y Remei Margarit, y, a través de ellos y de su hermano Joan Ramón, conoció muy de cerca las creaciones y las actividades que en aquel momento estaban desarrollando por toda Cataluña el colectivo "Els Setze Jutges". Rápidamente se implicó en el proyecto y decidió incorporarse al grupo.

A partir de 1967, Maria del Mar Bonet, siendo ya parte activa del colectivo "Els Setze Jutges", grabó su primer single, que fue editado en el sello discográfico Concentric, en el que incorporó cuatro canciones populares de Menorca, y en el que dejó entrever su pasión por la música popular y, en general, por la "cultura mediterránea" que siempre han sido, y siguen siendo, una constante en su obra.

Al año siguiente, también en Concentric, grabó un nuevo single en que incluyó tres temas propios inspirados en el folclore popular –"Cançó d'es majoral", "Cançó del bon amor" y "Me n'aniré de casa"– y una canción, con letra de Lluís Serrahima y música suya, titulada "Que volen aquesta gent".

El mismo año de la publicación de su segundo single, 1968, Maria del Mar entró en contacto, a través de Pau Riba, con el Grup de Folk y decidió colaborar con sus componentes, al tiempo que lo hacía con los Jutges. Concretamente participó en el histórico festival organizado por el Grup de Folk en el Park de la Ciutadella.

A la vez, Maria del Mar se introdujo también en el universo del teatro, interviniendo como actriz en obras como "La nau" de Josep Maria Benet, o "Vens de garbi i una mica de por", de Maria Aurèlia Capmany.

En 1969, grabó un nuevo single con la canción "Jo em donaria a qui em volgués", compuesta sobre un poema de Josep Palau i Fabre; canción por la que recibió el premio del disco catalán, y que, posteriormente, en 1977, se incluyó en la banda sonora de la película "Caricias", de Ventura Pons.

Su primer LP –sin título específico– se editó en Concentric, en 1870. En él incorporó algunos temas grabados anteriormente; otros nuevos, extraídos del cancionero popular, y varias canciones creadas por ella misma, como "Dóna'm sa mà", bellísima canción de amor que Lluís Llach también incluyó en su CD "Tornat aviat", editado en 1991.

Tras la publicación de su primer LP, Maria del Mar Bonet, entre 1971 y 1972, dio diversos recitales, entre ellos, el celebrado en la sala Burbons, de Madrid; dos ofrecidos en Barcelona en el Palau de la Música, el primero con Georges Moustaki, y el segundo con Ovidi Montllor, y el de su presentación en el Auditorio de Palma de Mallorca.

Por esas mismas fechas, María del Mar entró en contacto con Alain Milhaud, que le aconsejó cambiar de sello discográfico; el cambio se concretó y firmó con el sello Bocaccio Records, creado por Oriol Regàs, empresario y promotor cultural.

En Bocaccio, con Milhaud como productor, grabó la canción "L'àguila negra", bellísima canción de la que era autora la cantante francesa Barbara.

Cuenta Alain Milhaud que, tras el sorprendente éxito que tuvo aquella canción, la compañía francesa CBS quiso editar y hacer una gran promoción de la canción "L'àguila negra" cantada por Maria del Mar en francés, lo que significaba una gran oportunidad para su proyección artística; oportunidad que ella rechazó, manteniendo su postura –en aquel momento claramente ideológica y siempre inalterable, de no cantar más que en catalán; postura que Maria del Mar siempre ha mantenido con una extraordinaria coherencia personal.

Si a lo anterior unimos, por una parte, la calidad de su voz, riquísima en registros –voz que como afirma Joan Barril, escritor y periodista, «se introduce en la categoría de los mejores instrumentos de la música»–, y, por otra parte, su fuerza interpretativa, hemos de reconocer que María del Mar Bonet fue una de las mejores artistas de la nova cançó en sus inicios, y una de las más importantes de nuestro panorama musical en la actualidad.

En el sello Bocaccio Maria del Mar editó también su segundo LP en el que además de algunos temas propios y otros populares, incluyó cinco canciones basadas en textos de grandes poetas como Joan Vergés, Anselm Turmeda, Josep Palau i Fabre y Bartomeu Rosselló-Pòrcel.

En 1974, Maria del Mar decidió rescindir su contrato con Bocaccio y fichar con la empresa discográfica Ariola, en la que se estrenó grabando uno de sus discos más hermosos, dedicado, fundamentalmente, al poeta Bartomeu Rosselló-Pòrcel, nacido en Palma de Mallorca.

En ese disco Maria del Mar contó con la extraordinaria colaboración de Joan Miró, creador de la cubierta; de Salvador Espriu, que le dedicó un precioso texto de presentación; y del inolvidable Hilario Camacho que participó en la musicalización de los poemas.

Al año siguiente, 1975, se presentó en el Teatro Olympia de París; presentación que fue grabada en directo, y posteriormente editada.

A partir de 1976, sin parar de ofrecer conciertos y recitales, Maria del Mar publicó, con Ariola, un numeroso y bello conjunto de discos: "Cançons de festa" (1976) –dedicado íntegramente a temas populares de Mallorca–; "Alenar" (1977) –en el que contó co la colaboración del guitarrista flamenco Paco Cepero y en el que incorporó una versión del tema "Es fa llarg esperar", de Pau Riba–; "Saba de terrer" (1979); "Quico i Maria del Mar" (1979) –surgido a partir del espectáculo "Per Corpus al Romea" que presentó junto a Quico Pi de la Serra del 8 al 17 de Junio de ese mismo año–; "Jardi tancat" (1981); "Cançons de la nostra mediterrània" (1982) –grabado en colaboración con el grupo valenciano Al Tall–; "Breviari d'amor" (1982); "Anells D'aigua" (1985) –en el que puso de manifiesto la seducción y el interés que le produjo su encuentro con Túnez y con la música norteafricana–; "Gavines i dragons" (1987); "Ben a prop" (1989) –acompañada de Manel Camp al piano–; "Coreografías" y "Bon Viatge Faci la Cadernera" (1990); "El-las" (1993) –disco en el que canta a Mikis Theodorakis–; y "Salmaia" (1995).

El 23 de abril de 1997, Maria del Mar celebró sus "30 años en la música" con un recital con amigos en el Palau Sant Jordi, de Barcelona –amigos entre los que participaron: Lluis Llach, Martirio, Serrat, L’ensamble de Musique Tradicionelle de Túnez, Paco Cepero o Nena Venetsanu–. Aquel recital fue grabado y publicado en un libro disco con dos CD's que editó la discográfica PICAP con la que Maria del Mar, actualmente, sigue trabajando.

Con PICA la gran cantautora de Palma de Mallorca ha grabado un conjunto de discos extraordinarios, entre ellos: "Cavall de foc" (1999); "Raixa" (2001) –disco por el que obtuvo el premio al Mejor Álbum en Catalán de la VI Edición de los Premios de la Música–; "Amic, amat" (2004) –por el que recibió el Premio de Música Ciutat de Barcelona–; "Terra secreta" (2007); "Bellver" (2010) –disco sinfónico grabado con la Orquestra Sinfónica de Balear "Ciutat de Palma"–; "Blaus de l'ànima" (2011) –nuevamente grabado con Manel Camp– y "Fira encesa" (2013), bellísimo homenaje de Maria del Mar al poeta Bartomeu Rosselló-Pòrcel con motivo del centenario de su nacimiento.

(La fotografía que aparece en la cabecera de esta entrada es de Juan Miguel Morales).

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)