×
×

José Delgado

José Delgado

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

La cocina de mi casa tenía banda sonora. Lo primero que hacía mi abuela en la mañanita era prender la radio y en la noche lo último que hacía era apagarla. Así pasó mi infancia, llena de boleros y valses peruanos, sones y merengues, tangos y cumbias. Siempre una canción, en las alegrías y las tristezas, cuando no se correspondían era lo más interesante porque mi imaginación volaba. Mi papá cantaba acompañado del cuatro o la guitarra al llegar del trabajo, casi siempre. Muchas canciones del repertorio venezolano. Esta afición nos la transmitió a mis tres hermanos y a mí, tanto que quisimos aprender a tocar desde temprana edad. Yo escogí el cuatro y luego la mandolina.

         

Un día descubrí como grabar en el reproductor y lancé al mundo mi primera obra de arte: borrar un cassette de Juan Luis Guerra para grabar sonidos onomatopéyicos e imitaciones de animales. Por supuesto, mi padre se molestó y me premió con un buen regaño, hoy recordamos con alegría ese acontecimiento.

En la adolescencia, para negar todo lo que escuchaban mis mayores, encontré el rocanrrol, la salsa y el jazz; sin saber que lo que hacía era echarle más leña a la candela.

Mi mundo sonoro se fue haciendo cada vez más complejo. Nunca estaba del todo contento con lo que escuchaba porque los géneros musicales se me presentaban irreconciliables, imposibles de fusionar.

Ya que no encontraba lo que quería escuchar, pues empecé a componer canciones. Tenía un amigo, buen guitarrista, con el que pasaba tardes enteras componiendo canciones y grabándolas en un porta estudio de cassettes. Yo no sabía tocar guitarra. Mi amigo se fue cansando de mi obsesiva necesidad de reunirnos cada vez más y yo me fui cansando de no saber acompañarme con la guitarra. Y aprendí a tocar guitarra para componer mis propias canciones, robando de a ratos la guitarra a mi hermano mayor y a mi papá.

En el 2002, para tocar en un montaje de teatro, compré mi primera guitarra y fui libre de tocarla todo el tiempo y nacieron muchas canciones que luego grabé en mi primer disco "La ventana" (2005).

Así continué, entre el teatro, las canciones y la universidad (pregrado en Artes, a punto de terminar, postergado una y mil veces), fui haciendo mi mundo y ese mundo fue entretejiéndose con canciones muy diferentes entre ellas.

Ya arribo al quinto disco, llamado "Algo" (2016) y sigo buscando con empeño mi propio sonido, que se alimenta de la nostalgia de esa infancia, de las realidades que he vivido, de la fantasía del teatro y sus personajes, de mis propias ficciones vitales. Todo mezclado y revuelto como nos sucede en este rincón del Sur de América con vista al Mar Caribe.

     

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)