×
×

Ismael Serrano

Ismael Serrano

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 
Año de nacimiento: 
Lugar de nacimiento: 
Lugar de residencia: 

Detalle autor

Biografía

Ismael Serrano nació en Madrid el 9 de marzo de 1974 y formó parte de una generación de jóvenes ciudadanos que vivieron, en España, los años de la transición democrática en un clima humano y social en el que se entremezclaban, como él mismo dice, «la incertidumbre, la duda y la esperanza»..

Hay que decir –porque fue una experiencia que marcó decisivamente su identidad– que la infancia y la adolescencia de Ismael estuvIeron impregnadas de sólidos y solidarios sueños de libertad y de "canciones de autor" vividas, aprendidas y amadas por sus padres y, en particular, por su tío Ricardo, hermano de su madre, que –según cuenta el propio Ismael– le despertó el gusto por la guitarra y por la composición musical.

Fue en ese contexto en el que Ismael descubrió y escuchó a Serrat, a Pablo Guerrero o a Silvio Rodríguez; y en el que "bebió" –a veces hasta la más dulce "borrachera"– de Neruda, Blás de Otero o Mario Benedetti, poetas a los que en más de una ocasión les puso música.

Superados sus estudios primarios y el bachillerato, estudió cuatro años Ciencias Físicas en la Universidad complutense de Madrid; actividad académica que quedó interrumpida el buen día en que decidió dedicarse a la realización de un gran sueño: ser un "cantautor" como aquellos que había descubierto y admirado durante su infancia y adolescencia, y serlo además convencido de que como decía Celaya «la poesía y la canción seguían siendo una armas cargada de futuro».

Aquel sueño de música y de canciones se hizo realidad, en 1997, con la grabación y la edición del disco "Atrapados en azul".

Refiriéndose a aquel primer disco –indiscutiblemente mítico– el escritor Antonio Muñoz Molina escribía: «Ismael Serrano es muy joven, por lo menos para mí que ya casi le doblo la edad, pero ha perseguido con todas sus fuerzas la consecución del sueño que supone este primer disco que ahora ve la luz [...]. Qué se le puede desear a alguien tan joven y tan ilusionado: probablemente que nunca rebaje la ambición y que nunca se olvide de la vocación que le ha puesto a este primer trabajo [...]. Cualidades no le faltan, tiene fuerza y personalidad en la voz, elegancia para acompañarse con la guitarra y, por lo que se ve, muchas cosas que decir».

Con aquel disco, y con aquellas primeras canciones, Ismael comenzó a ofrecer sus primeros recitales, actuando, sobre todo, en el círculo de bares y de cafés madrileños que en aquel momento empezaban a abrir sus puertas a los jóvenes autores para que pudieran cantar y dar a conocer su obra a un público ciertamente reducido, pero fiel, entusiasta y siempre dispuesto a dejarse atrapar por la belleza, por la sensibilidad y por la magia de una música y de unos textos que transpiraban autenticidad y le llegaban al alma.

Presentado su primer disco en España, Ismael viajó a América y consiguió calar hondo en el corazón de Chile, de Uruguay y Argentina. En concreto, en el periódico argentino "La Nación", el 12 de diciembre de 1997 se recogía el siguiente titular: "Las tres noches de Serrano. El trovador madrileño realizará, desde hoy, tres recitales en el Maipo, y aún no se acostumbra al éxito local».... Y solamente hacía unos meses que había publicado su primer disco en España.

Tras la publicación de su primer álbum, en 1997, y como consecuencia de la muy buena acogida con la que fue recibido tanto en España como en Latinoamérica, Ismael Serrano se enfrentaba a un reto importante; con sus primeras canciones había creado unas expectativas a las que no era nada fácil responder en un segundo disco.

Ese segundo disco apareció en 1998 con el título genérico de "La memoria de los peces".

Ismael , en "La memoria de los peces", reafirmó su identidad musical y poética, y, sobre todo, dejó muy claro que no estaba dispuesto a desligarse de la llamada "canción social"; es decir, de la canción vocacionada a conectar con lo que Celaya y Otero calificaron como "la inmensa mayoría", y a asumir la realidad histórica –pasada, presente y soñada– como argumento de sus textos o contenidos poéticos.

Dos años más tarde, Ismael grabó su tercer disco, "Los paraísos desiertos" (2000). Tercer disco cuajado de historias-personajes-sentimientos magistralmente fotografiados o descritos: Historias de hombres y mujeres que sueñan con una lluvia que limpie el cielo y sus cabezas...; amores imposibles...; anocheceres y madrugadas en bares en los que la calma, la cerveza y las miradas a una rubia platino salvan vidas...; mentiras por un trozo de calor...; hombres agotados y cansados de ser libres para nada...; vidas de prostitutas, flores nocturnas, putas proletarias que venden paz y curan heridas...; soledades, ausencias y huidas...; casas deshabitadas que reviven gracias a okupas que se aferran a las almas de los muros, que las llenas de risas y las transforman en islas de paz...; en fin toda una secuencia de realidades que ponen de manifiesto la hermosa visión de un joven, como Ismael que denuncia la vida urbana cuando en ella hay víctimas, nacidas para la libertad y la esperanza, pero que irremediablemente se ven obligadas a "perder el paraíso".

Tras la trayectoria poética y musical desarrollada por Ismael Serrano en sus tres primeros discos, en 2002 graba y nos ofrece un nuevo álbum titulado "La traición de Wendy".

En 2003, tras ofrecer más de cien conciertos por toda España y concluida una larga gira por América Latina –México, Perú, Chile, Argentina, Uruguay y Santo Domingo–, Ismael publicó su quinto disco –doble CD– titulado "Principio de incertidumbre", grabado en directo en el Teatro Lope de Vega, de Madrid, acompañado de Javier Bergia, Pedro Guerra, Luis Eduardo Aute y Lichis.

Dos años más tarde, en el año 2005 apareció el disco "Naves ardiendo más allá de Orión"; –título tomado de la última secuencia de la película de ciencia ficción "Blade Runner" (1982), dirigida por Ridley Scott–; disco al que siguieron "El viaje de Rosetta" (2007); "Sueños de un hombre despierto" (2007) –obra genéricamente inspirada en el pensamiento de Aristóteles: «La esperanza es el sueño de los hombres despiertos»–; "Un lugar soñado" (2008) –álbum grabado en directo en el Teatro Gran Rex, de Buenos Aires– y en 2010 "Acuédate de vivir" que como su propio nombre indica no es ni más, ni menos, que un alegato a la vida y a la responsabilidad que todos compartimos de vivir poniendo en práctica el principio de la solidaridad.

En el año 2012 Ismael publicó un nuevo y precioso disco-libro titulado "Todo empieza y todo acaba en ti", ilustrado por Mar Blanco y acompañado de un DVD que recoge un documento visual y sonoro titulado "El oficio de cantar", dirigido por Daniel Serrano. De este mismo disco, poco después de ser editado, apareció una reedición a la que Ismael llamó "Edición especial vespertina", en la que incorporó 9 nuevos temas inéditos y la canción "Un destello de felicidad", tema central de la banda sonora de la película "El hombre que corría tras el viento" de Juan Pablo Martínez, que él mismo había protagonizado.

En 2014, Ismael Serrano nos ha ofrecido sus ultimas canciones en el disco titulado "La llamada". El título hace referencia a las tradicionales llamadas del carnaval uruguayo en las que los tambores convocan al encuentro y a la celebración. De la misma forma estas nuevas canciones llaman a participar, a compartir esperanzas: basta de lamentos, es hora de levantar la mirada, grita el cantautor, que cita a sus seguidores para celebrar que estamos vivos y rebeldes. Con el vuelo poético de siempre este disco mira más al sur que ningún otro: candombes para curar el desamor, bachatas traídas al mediterráneo, son del Caribe para contar fábulas, samba para pedir un deseo y casi reggaetón para convertir la tristeza en esperanza.

Más recientemente, en 2017, Ismael ha escrito las canciones del musical "Olivero y la tormenta" y ha presentado el disco "5 canciones para dormir y 1 para despertar"; canciones infantiles interpretadas por la actriz argentina Jimena Ruiz Echazú.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)