×
×

Aguaviva (Grupo)

Aguaviva (Grupo)

Tipo: 
Autor / Intérprete
Fecha de nacimiento: 

Detalle autor

Biografía

En 1970, Manolo Díaz –productor, compositor y cantante nacido en Asturias– y José Antonio Muñoz –fallecido en 1993– fueron los creadores del grupo "Aguaviva" junto a un conjunto de amigos y amigas; grupo musical abierto, por el que, a lo largo de su historia, pasaron como colaboradores, entre otros, Juan Carlos Ramírez, José María Jiménez, Rosa Sanz, Mayte Pérez. Pepe Egea, Luis Gómez Escolar, Carmen Sarabia, Pepe Nieto, Honorio Herrero, José Luis Heras, Teresa Araguren, Luis Díaz, Miguel Labrada o Juan de Loxa.

En una conversación entre José Antonio Muñoz y Jesús Ordovás –según recoge Jesús en su libro "Historia de la música pop española" (1987)– aquél explicaba lo que pretendía ser el grupo "Aguaviva" con estas palabras: «"Aguaviva" nació tímidamente entre un grupo de amigos que querían hacer de su voz arroyo por donde corriera libremente "la voz antigua de la tierra". Y así empezó a manar. Y aquello que empezó siendo estrecho riachuelo, va siendo ya caudaloso afluente que rompe con fuerza sus propios obstáculos. "Aguaviva" nació para ser comunicada y así poco a poco fue recorriendo, con ruidosa alegría y a veces también con cierto dolor, la brecha de su propio cauce. Al principio era un grupo que cantaba. Más tarde le pareció poco la mera expresión musical. Sintió que había que hacer comunidad para poder mantener, por encima de los intereses de quienes la rodeaban, su propio manar y correr naturalmente».

El primer disco grabado por "Aguaviva" fue el titulado "Cada vez más cerca" (1970). Un LP integrado por quince canciones; siete de ellas sobre poemas de Rafael Alberti, Federico García Lorca y León Felipe; la canción "Rolling Stones", con texto de Constantino Bértolo; "Robot" de José Antonio Muñoz; y seis canciones de Manolo Díaz, que, a la vez, fue quien compuso la música de todas las que integraban el disco.

Los arreglos musicales, en aquella ocasión, corrieron a cargo de Juan Carlos Calderón y Raúl Ferrán.

En la carpeta del LP, que simulaba las páginas de un periódico, aparecieron dos textos que merecen ser recordados porque, aunque referidos concretamente a la obra de "Aguaviva", nos hablan, en general, del nacimiento del género poético-musical al que llamamos "nueva canción" o " canción de autor". Uno de esos textos es de Gabriel Celaya, y el otro, de Cristóbal Halffter.

«Todavía hoy –escribe Celayamuchos poetas se sienten decimonónicamente geniales, solitarios, intocables. Es absurdo. Guste o no guste –a mí, desde luego, me gusta– nuestra época agudiza el sentido de los social, y los mismos medios técnicos que consecuentemente ha inventado, mueven a esa creación en equipo, de la que "Aguaviva" me parece un nuevo y prometido exponente. No se trata sólo de que la voz de los doce chorros de "Aguaviva" sea anónima, sino de cómo en este LP utilizan todos los recursos, sin traicionar a los grandes poetas en que se apoyan, desde luego, pero sabiendo también que son unos colaboradores de ellos, precisamente porque participan en su emoción, la hacen suya, y en ella encuentran nuevos ecos, nuevas resonancias y nuevos modos de apoyar un sentir colectivo.

Surge así un nuevo tipo de obra. No el poema apoyado por la música, sino algo que anticipa un nuevo género poético.

"Aguaviva" surge desde la profundidad a una altura limpia y viva. Son estudiantes, y con sus voces jóvenes todos nos sentimos levantados, claros, y quizá un poco feroces frente al mañana, tan difícil, por una parte, tan prometedor, por otra. Doce veces que yo quisiera ver multiplicadas por mil, y mil, y mil.»

Cristóbal Halffter por su parte escribía: «Sabida es mi postura ante los problemas que crea la comunicación en la sociedad de consumo y cómo en principio, rechazo todo aquello que tiende a fomentar esta triste situación en la que el ser humano hoy se encuentra, sumido en esta sociedad, no de consumo, sino de explotación. En ella el arte –la poesía y la música sobre todo– desempeña un papel equívoco al combatir, por un lado, un estado de cosas y, por otro, aceptar, transigir y hacer juego a esos mismos sistemas que en principio intenta denunciar.

El disco de "Aguaviva" quisiera romper con esos moldes y de ahí el que suscriba este comentario. Ellos recitan y cantan para en el fondo denunciar a una sociedad que, para ellos, no representa un ideal. Quizá este LP sea un camino a seguir para todos aquellos que nos sentimos incómodos por tanta falta de comprensión entre nosotros. Por eso escribo estas palabras en las que quiero insistir en el claro elogio a lo ya realizado, pero también hacer una crítica que deben tener, según mi modesta opinión, muy en cuenta: esto solo puede ser el principio; este disco sólo como inicio puede tener un valor, pues el camino es largo para alcanzar una meta deseada, y ese camino hay que recorrerlo con autenticidad, con profundo conocimiento del material que se tiene entre manos y con espíritu de sacrificio en busca de la verdad.

Auguro a "Aguaviva" el mayor de los éxitos, pues creo que su intento tiene algo enormemente bello en sí mismo, y luego por lo que ese intento tiene de contenido. Ahora bien, que este éxito no escatime horas de esfuerzo en buscar más altos logros y suprimir toda una ganga supérflua que todavía oscurece el brillo de muchas piedras preciosas que late en esta unión de poesía y música.»

Y, en efecto, como respuesta al reto de Cristóbal Halffter les planteaba en sus palabras, "Aguaviva" continuó trabajando en la misma línea iniciada, y en 1981, grabó y editó su segundo LP "Apocalipsis"; disco dedicado a los cuatro jinetes del Apocalipsis –el hambre, la guerra, la peste y la muerte–, en el que ampliaron la gama de poetas cantados con la incorporación de Gabriel Celaya, Blas de Otero, Alfredo Mañas, César Vallejo, Bertolt Btrcht y Nazin Hikmet. En este caso, la composición musical continuó siendo de Manolo Díaz, excepto la de la canción "Masa", de César Vallejo, que corrió a cargo de Pepe Nieto, quien, a su vez, se hizo cargo de los arreglos musicales.

El tercer LP de "Aguaviva", producido por Manolo Díaz, fue "La casa de San Jamás" (1972), hermosísima obra creada a partir de poemas de Alberti, Gloria Fuertes, Celso Emilio Ferreiro, Carlos Alvarez, León Felipe, Pepe Nieto, José Antonio Muñoz y Luis Gómez-Escolar, todos ellos con música de Honorio Herrero y Manolo Díaz.

A partir de 1972, tras la grabación de "La casa de San Jamás", Manolo Díaz decidió dejar el sello discográfico Acción –en el que grababa el grupo– y se trasladó a Suiza para estudiar pedagoía musical en el conservatorio de Lausana, donde permaneció hasta 1977.

Por su parte, "Aguaviva" continuó su actividad como grupo y reapareció en el mercado discográfico en 1975 con su LP "Poetas andaluces de ahora", título de un poema de Rafael Alberti.

En aquel momento el grupo lo componían José Antonio Muñoz, Carmen Sarabia, Rosa Sanz, Pepe Nieto, Ricardo Duque, Pepe Egea, José María Yanes, Rogelio Lorenzo, Miriam Moreno y Virgilio Fernández.

"Poetas andaluces de ahora", como su nombre indica, estuvo dedicado a poetas nacidos en Andalucía, como José Heredia Maya, Ángel Rodríguez Díaz, Antonio López Luna, Rafael Ballesteros, Fernando Merlo, Francisco Gálvez, José Infante y Juan de Loxa.

Dos años más tarde, en 1977, "Aguaviva" grabó, en Emi-Odeón, el LP titulado "No hay derecho", obra que el propio grupo calificó como un "sainete cómico-musical".

Se trató, en efecto, de la banda sonora de un espectáculo cuyo argumento, según se narra en la carpeta del disco, fue el siguiente:

«En un inédito país, antaño emporio de las Artes y las Letras y en cuyos dominios nunca se ponía el ‎sol, sus gentes vivían únicamente anonadadas sin derechos a "casi nada". Mientras aquellos ‎bárbaros del norte, firmaban pactos y declaraciones en defensa de los más elementales derechos de ‎sus ciudadanos. Pero hete aquí que un buen día, tras una gran catarsis "de lo más soná", los pilares ‎del ostracismo comenzaron a resquebrajarse y el pueblo soberano a hartarse. Y así, paso adelante ‎paso atrás, "la de los raros derechos" comenzó a andar y, pese a los desesperados cantos de cisne de ‎los detentadores del poder y del parné, laa gente se fue despabilando.».

Obra que, en síntesis, refleja la situación de España durante los dos primeros años de la transición democrática, teniendo como referente reivindicativo de fondo la interpelación formulada por el poeta granadino Juan de Loxa en la canción que cierra el LP: «Es urgente pedir por esa boca, poner los dedos en la llaga.»

Dos años después Edigsa editó el último LP del grupo "Aguaviva", "La invasión de los barbaros" (1979); disco basado en el texto un de Juan de Loxa, con música de Pepe Nieto.

«Cantemos como quien respira. Porque eso es la libertad, porque es decir que somos quienes somos, porque eso es el amor: respirar o cantar. Porque ambas cosas son la misma: Poesía» (Gabriel Celaya)